El color del otoño

Uno de los colores característicos del otoño es el naranja, como paso intermedio entre el marrón y el rojizo de las hojas caducas, y como protagonista incontestable entre las frutas más típicas de esta estación.

Puedes disfrutarla esta semana como postre en nuestro menú degustación, helado de calabaza asada con cremoso de yogur, turrón y chocolate blanco, por un tiempo limitado. Y también puedes probarla de nuestras Sugerencias, acompañando a nuestra particular torrija de brioche.
Si como nosotros eres fan incondicional de esta maravillosa fruta no puedes dejar pasar la oportunidad de disfrutarla de una forma diferente en el restaurante Samaruc.

Entre la gran variedad de frutas, una de ellas destaca especialmente en esta semana del año por el influjo de la festividad anglosajona de Halloween, la calabaza. Llevamos ya unos días rodeados de calabazas más o menos terroríficas adornando comercios de distintos tipos.
En los países en los que tradicionalmente se celebra Halloween, la calabaza es uno de los principales ingredientes de platos típicos de esta celebración. Su uso ornamental conlleva sacar toda la pulpa y las semillas y por lo tanto hacer uso de ellas en la cocina en mermeladas, galletas, tartas, pudding, pan o de acompañamiento de carnes.
Pero no es la tradición anglosajona la que nos inspira para incluir a la calabaza en nuestros platos de otoño sino el hecho de que la calabaza es uno de los ingredientes de la cocina tradicional de nuestro entorno. Está presente en multitud de platos típicos de esta época, en postres, guisos, arroces, buñuelos, tortas o cremas.
Este fruto de color anaranjado y sabor dulce posee una pulpa carnosa cuya textura es excepcional para poder experimentar con ella, y esa es una de las cualidades que más aprecia nuestro chef Ismael Bilbao.
Y como en el restaurante Samaruc buscamos siempre sorprender a nuestros clientes, hemos apostado por presentar la calabaza de una forma poco convencional para esta época del año, en helado.